Skip to Content
19Oct 2012

Cancer de mama en América Latina

Pere Estupinya
Share
Cancer de mama en América Latina

 

(English intro to Spanish lang post) 60% of women diagnosed with breast cancer in Dominic Republic had already metastasis, according to a story published today, the International Breast Cancer Day. Breast cancer is growing in Latin America, and early detection is maybe the biggest challenge. A very good story in Costa Rica says that cases in the country have increased since 2000, but mortality is lower thanks to successful campaigns and improvements in the clinics. The exception is a region in the countryside where deaths are growing, in part because women are afraid of doing the checkups. In Bolivia a really detailed story says that cervical cancer deaths are higher than breast cancer ones. We don’t know if it’s a mistake, but if it isn’t, we would really like to read more information about this unusual pattern. We also have some doubts about a reporter in Guatemala saying that there are no statistics in the country, but mortality is estimated to be 50%. That's extremely high. In Mexico officials say that 70% of women are diagnosed too late. A story reports that waiting lists are huge and that there is a lack of specialists in the health care system. A misleading story in Colombia suggests that number of cases might be increasing due to women entering the job market. According to a specialist this makes them take more contraceptive pills, getting pregnant at an older age, and having more unhealthy habits. A story in Paraguay reflects the surrealistic opinions of a medical doctor saying that men should check their breast too since adolescence. We haven’t found remarkable stories in Argentina, but a great one explaining that women receive much less medical attention for cardiovascular disease than men.

El cáncer de mama es la primera causa de muerte en México desde 2006 y la situación se agrava ya que siete de cada 10  mujeres llegan a centros de salud con un diagnóstico tardío, lo que reduce drásticamente la posibilidades de supervivencia”.  Esta es la primera frase del artículo “La ciencia hace frente al cáncer de mama” elaborado por la redacción de El Universal como parte de un muy completo documento especial en este 19 de octubre día de la lucha contra el cáncer de mama. Destacamos la frase, porque que el 70% de mujeres detectan su cáncer de mama demasiado tarde refleja la vital importancia de informar y educar en la relevancia de la detección precoz. En América Latina los casos van en aumento, y hay mucho por hacer. Revisemos notas en medios Latinoamericanos que más allá de incidir en los mensajes de siempre, nos han dado algún enfoque novedoso:

Muy buen trabajo en La Nación (Costa Rica) de Irene Rodríguez “Cáncer de mama va en aumento, pero ahora mata a menos ticas”. Gran titular, al que en seguida le sigue la explicación: mejor detección temprana y trabajo de las clínicas. De hecho menciona la región Guanacaste, donde hay menos casos pero más mortalidad, y se achaca a la falta de acceso a centros y vergüenza por dejarse examinar los senos en las mujeres de ámbito rural. Además Irene amplía con información sobre las causas genéticas del cáncer de mama, y cita un estudio en marcha para el cual se están reclutando voluntarias.

En Los Tiempos (Bolivia), Catherine Camacho “Cáncer de mama, segunda causa de muerte en mujeres bolivianas” publica un muy completo texto. Con una sorpresa importante: Según la nota la mortalidad de cáncer de cérvix en Bolivia es mayor que el de mama. Si eso no es un error, rompe con la tendencia mundial y nos gustaría saber si se debe a menores casos de cáncer de seno o mayor de cérvix. La nota habla de prevención, critica el abandono del que algunas mujeres se quejan, y da información útil al lector, pero no aborda este interesante aspecto. Empieza con: “En Bolivia el cáncer de mama es la segunda causa de muerte en las mujeres, después del cáncer de cuello uterino. A nivel mundial, el cáncer de mama lleva los más altos índices de mortalidad entre las féminas y se calcula que una de cada ocho mujeres desarrollará este mal a lo largo de su vida”. Insistimos: sería interesante saber más.

Encontramos algo curioso también en el artículo de Prensa Libre (Guatemala) por Brenda Martínez “ Cáncer de mama, prevenir es la solución”: Brenda dice que “Aunque en Guatemala no existen cifras exactas de la incidencia, se calcula que se detectan 600 casos nuevos al año, y de esos, 300 mujeres fallecen”. ¿No hay cifras? Nos cuesta creerlo. Pero si es así, el periodista debe interrogar a las autoridades en salud. ¿Un 50% de mortalidad? De nuevo, si es así resultaría muy preocupante.

Hoy (República Dominicaca) ha publicado varios textos tras un encuentro de especialistas. Destacamos el de Mercedes Pérez “el cáncer de mayor incidencia” explicando que “El cáncer de mama ha sobrepasado las expectativas en el país”, y que “En 2011, a través del registro que se lleva en ese centro, Lugo dijo que  se detectaron unos 466 casos de este tipo de cáncer, de los cuales un 60%   llegaron  en una etapa avanzada, cuando ya ha hecho  metástasis“. Este dato de la metástasis es muy importante porque refuerza la importancia de las campañas y mensajes de detección precoz.

La disminución de la que hablábamos en Costa Rica es respecto al año 2000. Si miramos hacia más atrás, como hacen en México, encontramos varias notas diciendo que respecto los datos de 1993 tanto los casos como la mortalidad en México ha aumentado (Notimex-La Jornada). No creemos que hablar de las diferencias respecto hace 20 años sea el enfoque periodístico adecuado. Pero esta nota menciona un estudio que ofrece un dato interesante: “El estudio reveló que gran parte de la responsabilidad no es de la paciente, sino de los médicos. El 97 por ciento de las mujeres tuvieron retraso de tres meses en su atención para ser detectadas después de haber ido al doctor, y el 66 por ciento presentó un retraso superior a 6 meses para su atención”. En este aspecto de mejorar los servicios también incide la nota en El Universal de Ruth Rodríguez “Cáncer de mama, una amenaza que nos moviliza”, hablando de un proyecto para “contrarrestar la falta de especialistas en la interpretación de mastografías en el país”. En Milenio “Repunta la mortalidad por cáncer de mama” se dan cifras absurdas como “la tasa de decesos tuvo su nivel más alto en 2005 con 17.9 por cada 100 mil mujeres; bajó a 10.8 hace tres años y ahora es de 16.7”. El cáncer no es como la gripe que fluctúa tanto de año en año. Pero sí es a tener en cuenta que “70 por ciento de los casos se detecta en etapas tardías, cuando el tumor ya se diseminó a otros órganos”. Por eso es importante la otra nota de Milenio diciendo que “Es posible reducir entre el 30 y 40 por ciento la tasa de mortalidad por cáncer de mama si se detectada de manera temprana

Controvertido el texto en El Espectador (Colombia) de Alejandro Fernández “La modernidad ¿aliada del cáncer de seno?” culpando a la inclusión de las mujeres en el mercado laboral. El texto empieza así: “Cerca de 70 millones de mujeres que se han empleado en América Latina desde 1980: un crecimiento sin precedentes de su participación en el mercado laboral (datos del Banco Mundial, 2010). Sin embargo, es muy probable que estas mayores oportunidades en los campos educativo, laboral y económico estén asociadas a un incremento en las posibilidades de padecer cáncer de seno“. Viene después defendido por una experta diciendo que “A mayores oportunidades de llevar carreras profesionales exitosas, las mujeres de nuestros países son más propensas a adoptar estilos de vida que se asocian con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama: evitar o postergar el primer embarazo, utilizar métodos anticonceptivos hormonales por tiempo prolongado, evitar la lactancia materna o reducirla al mínimo para retomar las actividades laborales; como también el sobrepeso y el mayor consumo de alcohol”. Creemos que es una asociación distorsionada, y en todo caso, que debería apoyarse en datos científicos. Perfectamente se puede también asociar que la menor educación conlleva menos revisiones y mayor mortalidad.

Punto discordante para la nota de ABC Color (Paraguay) “Cáncer de mama puede matar a hombres”, exagerando hacia el alarmismo diciendo que las pruebas deben empezar en hombres “a partir del primer desarrollo del líquido seminal, entre los 10 y 12 años, y las mujeres, desde la primera menstruación”, y tergiversando con “Tanto hombres como mujeres contamos con glándulas mamarias, porque somos seres mamíferos

Argentina: Clarín - “Educar, prevenir y curar”. Texto con muchos datos y consejos prácticos, pero al que quizás le falta alguna información más novedosa, o interpretación de los datos. En La Nación no encontramos nada especial sobre cáncer de mama, pero sí queremos destacar dos notas sobre información de salud de carácter local. Nora Bar “Preocupante aumento de la obesidad infantil” habla de los resultados de un muy extenso estudio revisando 57 trabajos de 13 regiones argentinas. Es el tipo de trabajos que se debe reportar por su metodología, más allá de si las conclusiones son muy importantes o no. Interesantísimo el texto de Fabiola Czubaj “Infarto: a las mujeres todavía les atienden distinto” denunciando que “Aunque la mortalidad es la misma que en los varones, a ellas les dan menos fármacos y les indican menos estudios”.

Hemos visto notas que no ofrecen información novedosa, pero sí una revisión amplia y útil a sus lectores en: El Siglo (Venezuela) “Hoy día mundial del cáncer de mama”, La Hora (Ecuador) “El Cáncer de mama puede evitarse”, la interesante entrevista de Perú 21 “Cada año hay 1500 nuevos casos de cáncer de mama”, Siglo21 (Guatemala) “Detecte a tiempo el cáncer de mama”. Sin duda es un tema para incidir.

- Pere Estupinyà

Login or register to post comments